La formación en la empresa

Desde el ámbito empresarial, entendemos la formación como “el incremento del potencial de la empresa mediante el perfeccionamiento profesional y humano de las mujeres y hombres que la componen”.

La formación en la empresa Oleica

La formación en la empresa capacita a los trabajadores no sólo en conocimientos, sino en seguridad en sí mismos, un rendimiento más alto, una mejora del clima de trabajo y se ha demostrado una reducción en el absentismo, haciendo en global que la empresa se adapte mejor a los cambios y por consiguiente a los proyectos futuros.
Es importante señalar que la motivación de los empleados para aprovechar la formación debe cumplir cuatro requisitos para ser útil y productiva; debe ser oportuna, ser realmente merecida, ser suficiente y ser pública.

El valor añadido que adquieren las compañías al facilitar la formación a sus integrantes es principalmente la mejora en el desempeño profesional y la adecuación al puesto del trabajador, contribuyendo a la cohesión de la cultura empresarial, y favoreciendo los cambios organizativos y el alcance de los objetivos. En resumen, otorga a la empresa la capacidad de “saber”, “saber hacer” y “saber ser”.

A pesar de los programas de formación continua que se han ido desarrollando por parte de las diferentes administraciones y organismos, como las disposiciones o créditos para la formación, en nuestro país, España, la formación continua se encuentra en un tercer o segundo plano según las encuestas realizadas por agencias independientes, siendo estas ayudas aún desconocidas por un gran porcentaje de compañías.

Autor: D. Alfonso M. Ramos Benítez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *